¿Qué debo estudiar para convertirme en cerrajero?

En vista de que el campo laboral de los cerrajeros nunca ha decaído, debido a que siempre hay personas que solicitan servicios de cerrajería para solucionar problemas o emergencias en su hogar, son muchas las personas que en estos últimos años se han interesado en convertirse en cerrajeros para así mejorar su calidad de vida. Por supuesto, cerrajero no se es de la noche a la mañana. Para ser un cerrajero profesional se necesitan adquirir ciertos conocimientos, habilidades, técnicas y experiencias que permitan brindar servicios de reparación, instalación o mantenimiento en los cuales las personas puedan confiar.

En concreto, se podría decir que un cerrajero es una persona con conocimientos, tanto a nivel práctico como teórico, en los tipos de elementos de cerrajería existentes, funcionamientos, niveles de seguridad y técnicas de apertura de puertas. En ese sentido, cabe destacar que los cerrajeros se especializan en los medios de acceso a los hogares, empresas o bienes, tales como las puertas, ventanas o cajas fuertes. Pues, después de todo, los cerrajeros no son más que aquellas personas que se encargan de que nuestros inmuebles se mantengan seguros al garantizar el óptimo estado de nuestros elementos de cerrajería.

¿Qué tendría que estudiar para ser cerrajero?

A ciencia cierta, no existen reglas o dogmas que digan quién es y quién no es cerrajero. Es decir, no se debe cursar ningún tipo de estudio concreto para ser cerrajero, simplemente se deben demostrar las habilidades necesarias, tanto prácticas como teóricas, para serlo. Caso similar a lo que sucede con las profesiones de mecánico o jardinero. Ciertamente, la mayoría de cerrajeros de nuestro país no han recibido una formación específica para ejercer su oficio, pero sí han tenido que pasar por muchas prácticas y aprender muchos conocimientos teóricos para poder brindar servicios de cerrajería a la altura de la exigencia de la clientela.

Por otro lado, existen los casos de cerrajeros que comenzaron a desempeñarse como tales sin tener los conocimientos suficientes y los fueron aprendiendo con el pasar de los años. También existen casos de cerrajeros que, una vez que se afianzaron en su trabajo, decidieron ampliar sus conocimientos comenzando una formación específica en el campo de la cerrajería. De igual forma, cabe destacar que un cerrajero nunca deja de aprender, pues todo aquel que se dedica a esta profesión se somete a una formación continua.

Eso quiere decir que, a medida que salgan nuevas tecnologías de seguridad al mercado, los cerrajeros van aprendiendo acerca de las nuevas tendencias en seguridad para ofrecer a sus clientes lo que le parece mejor en la actualidad. Es deber de un cerrajero estar al tanto de las nuevas cerraduras y los nuevos sistemas de seguridad que salen al mercado, así como los nuevos métodos de robo y apertura de puerta que utilizan los ladrones, para así garantizar la protección de su clientela con sus servicios. Un cerrajero desactualizado a nivel de conocimientos en seguridad es un cerrajero destinado al fracaso, sin lugar a dudas.

¿Cómo conseguir un trabajo de cerrajero?

Ciertamente no es nada fácil ganarse un puesto como cerrajero en un mercado tan competitivo como el de los servicios de cerrajería. Eso sí, existen dos formas claramente distinguibles de trabajar como cerrajeros y las pasamos a detallar a continuación:

Trabajar de cerrajero para una compañía de terceros que ofrezca servicios de reparación generales para el hogar o para una empresa de terceros exclusivamente dedicada a los servicios de cerrajería. La ventaja de trabajar para estas empresas es que tendrás trabajo seguro y no tendrás que publicitarte ni nada para comenzar a trabajar rápidamente. Si te interesa trabajar como cerrajero de esta forma lo único que debes hacer es buscar en Internet las empresas de tu localidad que puedan contratarte y enviarles un correo electrónico. También puedes optar por buscarlos en las páginas amarillas y llamarlos. De todas formas, no te preocupes por el cómo encontrar este tipo de empresas, pues, por suerte, las empresas que brindan servicios de cerrajería son muy populares hoy en día y las puedes contactar por cualquier medio fácilmente. Eso sí, no olvides preparar tu curriculum vitae para que puedas formalmente postularte para el trabajo de cerrajero.

La segunda opción para trabajar de cerrajero es hacerlo de forma independiente, es decir, ser un cerrajero autónomo, el cual debe gestionarse por sí mismo, conseguir clientes por sus propios medios y trabajar sin rendirles cuentas a nadie. La ventaja evidente de esta modalidad es que todo el dinero que ganes por cada servicio de cerrajería que prestes irá directamente a tus bolsillos y al de nadie más. De esa forma, podrás ganar más dinero ejerciendo como cerrajero, en teoría. Sin embargo, si eres nuevo y nadie te conoce, te será muy difícil encontrar clientes, lo cual te hará frustrar al no poder prosperar. Lo ideal es que promociones tus servicios de cerrajería mediante diferentes tipos de publicidad.

¿Qué capacidades hay que tener al margen de la formación?

Más allá de todo lo anterior dicho, un cerrajero debe estar disponible en todo momento, incluso en horario nocturno. Recuerda que el éxito de un servicio de cerrajería depende en gran parte de qué tan rápido sea brindado. Por lo tanto, un buen cerrajero debe tener una disponibilidad horaria absoluta y soportar largas, dinámicas y agotadoras jornadas de trabajo. Además, de eso un cerrajero tiene que ser muy cordial para ganarse la confianza de la gente y así lograr una cartera de clientes mucho más amplia y segura.

Nuestra recomendación es que practiques mucho cómo tratar a las personas de buena manera para ganarte su confianza en tus servicios. Por supuesto, si no acompañas el buen trato con un buen servicio, ninguna persona confiará en ti. Los cerrajeros, en resumen, han de ser rápidos al momento de acudir a resolver una urgencia, amables con las personas y, además, ser efectivos en el servicio que brindan. En fin, esperamos que este artículo te haya servido para responder las preguntas que tenías sobre la formación de los cerrajeros.